¿Para qué sirve?

 

¡Úselo una vez y nunca se separará de él!

Es una esterilla suave con puntas especiales que, a través de las innumerables propiedades terapéuticas de la acupresión y la reflexología, puede ayudar a aliviar el estrés y la fatiga, reducir la tensión muscular en el cuello, los hombros, las cervicales y la espalda, aumentar la circulación sanguínea y linfática, e inducir al sueño.

Muchos de nuestros clientes, sin embargo, utilizan su esterilla de acupuntura Mysa simplemente para disfrutar de momentos de profunda relajación, aliviar la tensión física y mental y dedicar un poco de tiempo a sí mismos...

De acuerdo con los principios de la acupresión, cuando las puntas de nuestra esterilla (hecha con materiales no tóxicos e hipoalergénicos) presionan sobre la espalda desnuda, hacen que el sistema nervioso envíe una serie de impulsos al cerebro a través de la médula espinal, para liberar endorfinas y oxitocina.

Las endorfinas son comúnmente conocidas como las "hormonas del bienestar", ya que son capaces de bloquear la transmisión de señales de dolor, generando así una sensación de bienestar y reducir el dolor muscular y articular. La oxitocina es conocida como la "hormona del amor y la serenidad", ya que provoca una sensación de calma general junto con una leve somnolencia (que puede ser de gran ayuda contra el estrés, la fatiga y los trastornos del sueño).

La acupresión también aumenta la circulación sanguínea y linfática, lo que provoca un mayor flujo de sangre hacia los músculos y órganos (beneficiosos para la mala circulación sanguínea, la celulitis, etc.)

Mysa está siempre con usted.
Si está con Mysa, ¡estará bien!

Qué ocurre sobre la esterilla:

¿Qué sucede cuando te acuestas en tu estera de Mysa?

15 minutos: La presión ejercida por las puntas en el cuerpo estimula la liberación de endorfinas y oxitocina.

20-30 minutos: Los niveles de estrés disminuyen, se induce al sueño, la tensión física y mental se disuelve y provoca una importante mejora en la circulación sanguínea y linfática.

Más de 45 minutos: Efecto analgésico. Llegados a este punto empezará asentir los beneficios de alivio del dolor. Muchos usuarios experimentan dolor disminuido, aumento del metabolismo y alivio de la inflamación.

Un enorme éxito entre sus usuarios que ya se está analizando científicamente.

Vamos a tratar de explicar cómo actúan los beneficios para la salud, que ya disfrutan miles de usuarios de nuestras esterillas y nuestros cojines Mysa de acupresión.

Todo comenzó hace unos ocho años con el "redescubrimiento" de la esterilla de acupresión inventada en la década de 1970 por el ruso Ivan Kuznetsov. Esta esterilla fue modificada (con nuevos materiales y un nuevo diseño de las puntas) y volvió a lanzarse en Suecia en 2006.

Mysa representa la etapa final del desarrollo de la esterilla. Su exclusivo diseño, y la composición de las puntas, la cuidadosa selección de los materiales, los numerosos modelos disponibles y la posibilidad de utilizarlo en conjunto con otras terapias naturales, aumentan en gran medida sus beneficios para la salud, situándolo por delante de sus competidores.

Como era de esperar, esto ha dado lugar a un enorme éxito que ha llamado la atención de numerosos profesionales de la salud, desde médicos hasta terapeutas naturales. Y, finalmente, varios estudios han analizado el fenómeno spikemat desde el punto de vista médico/científico.

Las explicaciones iniciales de su eficacia han variado desde el efecto placebo hasta la teoría del control de la puerta, desde la estimulación de los meridianos del cuerpo hasta los beneficios típicos de la reflexología. Recientemente se han realizado numerosos estudios independientes en algunas de las universidades más prestigiosas del mundo y sus resultados están empezando a publicarse.

Hay que destacar, sin embargo, que aquellos que están familiarizados con la reflexología, acupuntura, acupresión y con todas las otras terapias naturales, reconocen el potencial terapéutico de nuestras esterillas y almohadas Mysa con simplemente mirarlas. Inmediatamente, y de forma intuitiva.

Su cuerpo se merece Mysa.